«Estaba como pollo mojado»: Jaqueline Pardo contó el momento más triste que tuvo Arturo Vidal viviendo en Europa

«Estaba como pollo mojado»: Jaqueline Pardo contó el momento más triste que tuvo Arturo Vidal viviendo en Europa

La madre del jugador de La Roja reveló una emotiva conversación que tuvo con su hijo donde lo escucho quebrado por primera vez.

Un emotivo encuentro se vivió el pasado sábado en el programa «La Divina Comida» de CHV, instancia en que se reencontraron cuatro ex participantes de El Discípulo del Chef: Felipe Izquierdo, Kenita Larraín, Iván Cabrera y Jaqueline Pardo, la mamá de Arturo Vidal.

Y fue esta última quien sorprendió al revelar varios detalles de la relación que mantiene con el volante del Inter de Milán y la selección chilena.

De hecho, se refirió a cómo era su vida antes de que el «King» se transforma en una mega estrella del fútbol a nivel internacional.

«Nunca nos faltó gracias a Dios, y lo que más hubo amor. A mis cabros jamás les faltó un regalo para la Navidad. A mí me tocó muy difícil criar a mis hijos sola, además tenía a mi madre con alzheimer, y en ocasiones me dieron ganas de tirar la toalla», sostuvo una de las finalistas del espacio de Chilevisión.

Pero la madre del Rey también recordó el día que vio partir a su hijo al Bayer Leverkusen de Alemania en el año 2007.

«Estaba como pollo mojado, me echaba de menos. Una vez me llamó para preguntarme cómo se hacían los tallarines. Yo le dije que tenía que agarrar uno y tirarlo al techo, si se queda pegado están listos. Igual me daba pena porque toda la vida le hacía las cosas», relató.

En esa misma línea, el momento más sensible de su relato ocurrió ante una pregunta que le realizó Kenita Larraín. «¿Alguna vez no te llamó de Alemania o de alguna parte para decir ‘mamá ya no doy más acá’?», le consultó la numeróloga.

«Una vez para el 18 de septiembre yo le dije ‘hijo está muy bonito acá’, y le sentí la voz quebrada, yo creo, él no lo dice nunca porque a Arturo le pueden pasar mil cosas pero no las cuenta», afirmó.

“Pero uno no es tonta, es mamá y tú sabes lo que les pasa. Igual yo le dije que estaba muy fome, le cambié el tema como que me arrepentí. Esa fue la única vez que lo vi quebrarse”, cerró.

Comparte si te ha gustado: