¡3 trucos que te garantizan adelgazar sin sufrir! Perder peso, sin dieta es posible

Ya estas aburrida de pasar hambre para lograr perder esos ‘pocos’ kilitos de mas… No quieres renunciar al chocolate ni menos a esos exquisitos dulces que nos quitan el frio en el crudo invierno? Entonces sigue este increíbles consejos para que logres de una buena vez recuperar tu figura, sólo tienes que añadirle a tu día a día los pequeños secretos que compartimos contigo.



Come más

Sí, has leído bien, no estamos locos. Lo que tu cuerpo necesita para mantenerse activo es que no te pongas en “modo restrictivo”, cuanto más lo prives de alimentos, más retendrá lo poco que le des.
Para hacer efectivo este pequeño pero importante dato, deberás comer cinco comidas al día que empiecen con un buen desayuno, dos tentempiés sanos, una comida inteligente (en función de la actividad física que vayas a hacer después) y una cena ligera. Cada digestión gasta energía, así que si controlas las raciones, tu cuerpo empezará a quemar más calorías.

Desayuna como una verdadera reina

Para nadie es un secreto la importancia de la primera comida del día, que es justamente la que arranca el metabolismo, la que te proporciona energía y la que te ayuda a regular el apetito hasta la comida. De todo. Tu desayuno debe contener carbohidratos saludables (pan, cereales o galletas integrales y mejor biológicos, sin azúcares ni grasas añadidas); zumo natural o fruta fresca un lácteo desnatado o vegetal (si tienes intolerancia a la lactosa o quieres reducir aún más las calorías), café o té verde (tu primera dosis de antioxidantes).

Come entre horas

Esta técnica te ayudara a mantener tu metabolismo activo y consumiendo energía constantemente, es la única forma de controlar el apetito y no llegar con un hambre de lobo a la comida o a la cena. Por supuesto, este picoteo debe ser sano. Psicológicamente, será un “subidón” de endorfinas poder comer cuando tengas hambre. SÍ. Frutos secos naturales, sin tostar, como nueces, anacardos, almendras, una pieza de fruta fresca o un puñadito de frutos rojos o un yogur bajo en calorías.